Toxina botulínica

La toxina botulínica es una sustancia que produce relajación muscular donde es aplicada proporcionando un aspecto más joven y relajado.

El botox es una de las técnicas más usadas en Medicina Estética y consiste en la infiltración de la toxina botulínica en el músculo, lo que inhibe su movimiento. Así se consigue elimina arrugas y proporcionar un aspecto más joven a la piel.

Es una de las mejores técnicas para la eliminación de arrugas, especialmente arrugas de expresión: entrecejo, frente o “patas de gallo”. Sus efectos se empiezan a notar a partir de los tres días y va aumentado progresivamente, eliminando las arrugas poco a poco, dejando un rostro más relajado y rejuvenecido.

La aplicación del botox es un procedimiento no quirúrgico y simple y se puede realizar vida normal después del tratamiento.

El efecto dura entre 3 a 6 meses, por lo que en nuestro centro de Medicina Estética en Tenerife recomendamos repetir el tratamiento cada seis meses.

La toxina botulínica no cambia tu apariencia y puesto en puntos estratégicos y a las dosis adecuadas suaviza las líneas de expresión sin temor a esos rostros sin expresión.

Eliminación del sudor

El sudor de las axilas trae muchos problemas. No sólo de olor sino también estéticos, debido a las manchas en la ropa. Ese problema del sudor también se puede eliminar con toxina botulínica. Durante el tiempo que dura su efecto meses no manchará la ropa y se eliminarán los olores.

En una sesión de botox de 15 minutos se inyectan depósitos de toxina botulínica permitiendo una incorporación inmediata a su vida cotidiana.