Para tener una boca sana es fundamental tener una rutina de limpieza impecable. Mantener nuestra boca libre de bacterias mantendrá nuestros dientes y encías en perfecto estado. Además del cepillado, siempre recomendamos el uso de otras herramientas como el hilo dental o colutorios como la clorhexidina.

Hoy, en Clínica Dental Bajo, queremos explicaros un poco más qué es la clorhexidina, en qué ocasiones debemos usarlo y cómo. Aunque, como siempre, lo más recomendable es que ante cualquier duda acudáis a nuestra consulta para que un profesional pueda valorar vuestro caso personalmente.

¿Qué es la clorhexidina?

Hablamos de un antiséptico que sirve para curar heridas y tiene un uso tópico. Es un bacteriostático, por lo que nos ayuda a evitar la reproducción de bacterias, actuando así como desinfectante. Los tejidos vivos de nuestra boca pueden reproducir por sí solas las bacterias de la msima, llegando a infectar alguna herida.

Es por eso que se utiliza, dentro de la odontología, para curar las lesiones leves de la mucosa bucal o en tratamientos de la gingivitis o periodontitis.

¿Cómo se utiliza y qué cosas debemos tener en cuenta?

Debemos utilizar la clorhexidina siempre bajo prescripción de un especialista y en las dosis y forma que nos indica. Generalmente se utiliza diluido, en enjuagues de 30 segundos y por periodos cortos. Y es que, si se utiliza durante un periodo prolongado, nuestros dfientes pueden oscurecerse, o podríamos notar alteraciones en el sentido del gusto.

Sin duda, un componente efectivo pero que hay que saber cómo y cuándo utilizar para que ayude a tener una boca sana y no nos afecte negativamente bajo ninguna circunstancia.

No obstante, como ya indicamos anteriormente, en Clínica Bajo os recomendamos acudir a tu centro de especialistas ante cualquier alteración de nuestra boca. Si quieres saber más sobre nosotros, ¡visita nuestra página web!