Dentro de los múltiples tratamientos dentales que ofrecemos en Clínica Bajo, nos encontramos con varias opciones de estética dental, cuyo objetivo no es mejorar la funcionalidad de las piezas dentales, sino su aspecto. Dependiendo de las necesidades de cada caso tendremos que optar por un tratamiento u otro, aunque debemos reconocer que las carillas dentales son, sin duda, las grandes protagonistas cuando hablamos de estética dental.

¿Qué son las carillas y cómo pueden ayudarnos?

Las carillas dentales son finas láminas que se colocan en la parte visible del diente para mejorar su aspecto. A pesar de que se trata de un tratamiento que tiene un resultado muy natural, también hablamos de alta calidad y muy resistentes.

Su función es meramente estética, conseguimos así embellecer la sonrisa y mejorar las piezas dentales, ya sea su color, su forma, posición o tamaño. Es decir, las carillas dentales se pueden utilizar en la mayoría de casos, no obstante, para óptimos resultados se crean a medida para cada paciente y por ello son imperceptibles.

Existen carillas de diferentes materiales tales como: porcelana, composite o zirconio, aunque estas últimas son menos utilizadas. Sin duda, las de porcelana son las de mejor calidad, pues tienen una duración mayor y no pierden su color. En contra, las de composite duran un máximo de cinco años y sí que se puede teñir con ciertas bebidas o alimentos. En ambos casos es necesario llevar unos ciertos hábitos de cuidado en cuanto a higiene para que la duración sea la máxima posible.

Si quieres mejorar el aspecto de tu sonrisa, confía en el equipo de Clínica Bajo. Además de contar con los tratamientos más innovadores, ofrecemos soluciones personalizadas para cada paciente. Tener una sonrisa perfecta y llena de luz nunca fue tan sencillo, si quieres más información, contacta con nosotros a través de nuestra página web o visítanos en el sur de Tenerife.