La medicina estética avanza a pasos agigantados, cada día nos ofrece más y mejores tratamientos para lograr resultados más duraderos y naturales. Es nuestro compromiso, el de Clínica Bajo, el contar con la mejor tecnología para poder así ofrecer lo mejor del mercado. Un ejemplo de ello es la radiofrecuencia facial, un tratamiento vanguardista que se ha puesto a la cabeza gracias a sus múltiples beneficios.

¿Qué es exactamente la radiofrecuencia facial?

Pues bien, hablamos de un tratamiento que se basa en ondas electromagnéticas que consigue la estimulación de las células encargadas de producir colágeno. En primer lugar se aplica un gel en la zona a tratar, el cuál ejerce como conductor de estas ondas, después se masajea la zona con el aparato de radiofrecuencia y dependiendo de la zona y los objetivos, se podrá elegir una potencia u otra.

Cada sesión dura entre 30 y 45 minutos, no requiere de anestesia y según termine la sesión se puede seguir con la vida normal. El número de sesiones necesarias se determinará según cada caso, pero los efectos comienzan a ser visibles desde la segunda sesión.

¿Cuáles son sus beneficios?

El resultado es un efecto similar al lifting pero, en cambio, hablamos de un tratamiento nada invasivo y, además, indoloro. Es ideal para el tratamiento de flacidez leve o moderada. Conseguimos crear nuevas fibras de colágeno que se traduce a una piel más firme, aunque siempre con un resultado muy natural.

La radiofrecuencia facial nos ayuda a disminuir la flacidez del rostro y cuello, eliminar marcas de expresión o incluso eliminar grasa, ayudando así a reducir el acné.

El primer paso es tener una primera consulta, para que así el equipo profesional de Clínica Bajo pueda valorar tu caso en concreto y establecer el mejor tratamiento para alcanzar tus objetivos. ¡Te esperamos en el sur de Tenerife!